¿ Qué tiene la Iglesia del S. XXI que ofrecer al mundo?

200px-Catherine_of_Siena

 

Hace varios días descubría con asombro y horror, que todos aquellos en los que había confiado, todos aquellos que merecían mi admiración, habían desaparecido. Mejor dicho no es que hubieran desaparecido, más bien habían desaparecido sus principios.

El cristianismo del que habían hablado, el apostolado que habían predicado, la lucha por la fe, la tradición, la eucaristía, la indisolubilidad del matrimonio, los principios no negociables, el no ceder en lo fundamental. Todo eso se había esfumado. Era una pesadilla. Ahora todos me miraban con censura. Me hacían ver que yo también debía cambiar con ellos, que un nuevo amanecer era posible.

Una nueva primavera en la que los jóvenes viven en concubinato, pero son muy buenos y no necesitan de la “antigua Iglesia”, unos laicos que sólo van a misa el domingo que les “sale”, pero de los que podemos aprender tolerancia y respeto, unos sacerdotes que se doblegan al lenguaje del mundo y no pronuncian ni una sola palabra católica en sus sermones, unos obispos que han dejado de creer, porque ya han llegado a obispos . En definitiva una Iglesia que no tiene ningún mensaje que ofrecer al mundo, porque el mundo es mucho mejor.

Unos laicos que han renunciado a todo lo católico, porque para empezar no lo aprendieron y para continuar no les va ni la lucha, ni la batalla, ni la trinchera; son los nuevos laicos del pacifismo, de la cultura del encuentro, de derribar muros y de abrir fronteras a quienes pueden destruir tu identidad y raíces.

Hoy en día el modernismo se ha apoderado del mensaje católico, se ha apoderado del mensaje que la Iglesia manda al mundo(por eso es tan aceptada, en algunos ámbitos).

La Iglesia ya no molesta, se ha vuelto cómplice del lenguaje mundano, la Iglesia ha adulterado el mensaje de Cristo, ha cambiado las comas, las palabras y ha querido que las palabras de Cristo suenen anticuadas.

Señor envíanos una Santa Catalina de Siena, un San Atanasio, un S. Justino, un S. Cirilo de Alejandría, un S. Agustín, un Santo Tomás… No lo merecemos pero hazlo por tu Iglesia.

¡ Que arda tu corazón!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s