Piensa mal y acertarás

sa

 

Uno de mis hijos me dice que soy muy mal pensada y siempre cuando hago alguna puntualización sobre un tema en el que doy mi punto de vista, él me contesta: “Piensa bien aunque te equivoques”

Esta última frase no me gusta, porque es como, que vivir en la mentira es más aceptable que vivir en la verdad o que preferir la mentira es más cómodo y da más paz espiritual que la verdad o que la mentira es mejor opción que la verdad.

Digo todo esto a propósito de una noticia que me llegó ayer sobre el cardenal Sarah.

Este cardenal , en mi humilde opinión, es uno de los cardenales, junto con unos pocos más, que mejor y con más autoridad transmite la palabra de Dios y su fidelidad a la doctrina bimilenaria de la Iglesia . Hoy por desgracia muy, muy , muy pocos de nuestros obispos hablan el lenguaje católico. Es más, yo muchas veces me enfado en mi interior, con ellos y con todos los laicos que nos han precedido, por su falta de fidelidad a toda la liturgia y a la tradición de la Iglesia en estos últimos 60 años y  pienso en el legado que nos han dejado. A veces me pregunto ¿qué  tipo de complejos se apoderaron de ellos, para intentar romper con tantas valiosas estructuras que sostenían el edificio de nuestra fe? ¿Qué  terrible y miserable demonio pudo tentarles para desmantelar de esa manera el impresionante legado de tantos santos y mártires que nos precedieron?¿ Cómo pudieron acabar con la fe de tantos creyentes que abandonaron en masa seminarios , misas y prácticas sacramentales? Hoy en día sigue la demolición ante el silencio de tantos prelados, sacerdotes y laicos que prefieren no hablar, no ver y no oir.

A veces me pregunto ¿ Por qué han claudicado a todo?¿ Qué les habrá prometido a cambio ese miserable demonio? ¿ Les habrá ofrecido el mundo como a Cristo en el desierto?¿ Les habrá ofrecido ser como dioses como hizo con Eva?

En una de sus ponencias, considerada ya su testamento espiritual el cardenal Caffarra habla de negar a Dios como lo negó Pedro , habla de apartar a Dios y alejarnos de sus leyes impresas en el corazón del hombre, como el origen de todos nuestros males.  ¿Sería demasiado dura si pensara que eso es exactamente lo que veo que hicieron y siguen haciendo tantos en la Iglesia? Hoy en día el hombre se considera superior a Dios incluso dentro de la Iglesia y cree que puede adaptar las leyes a su antojo, como ha ocurrido con AL en su ya “nefasto” capítulo VIII.

 

Por retomar el título del post sobre pensar mal, lo que quería decir es que me ha llegado una noticia y rezo para que no sea cierta. ¿Se atreverán a destituir anticipadamente a esta cardenal de su puesto en la curia romana? ¿POR QUÉ LO HARÁN? ¿ Por qué ponen a los “malos” y quitan a los “buenos”?

¡ÓJALA ME EQUIVOQUE!

¡ Que arda tu corazón!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s