Nuestros obispos deben vigilar la liturgia sin rupturas con la tradición.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En este portal hemos hablado muchas veces de liturgia, vemos en nuestras Iglesias, como se han eliminado los reclinatorios, cómo se habla sin ningún pudor antes y después de la misa, cómo se recibe la comunión en la mano , la lista sería innumerable…

Por ello debe haber un decidido esfuerzo para volver a la ADORACIÓN, sin miedo a que nuestras propuestas sean tachadas de exageradas. Nuestros obispos deben dictar normas estrictas en continuación con la tradición de la liturgia de la Iglesia.

 

“El futuro de la Iglesia depende de ello”. Cardenal Sarah

 

Por Mons. Athanasius Schneider.

 

En la carta dirigida a los obispos de la Iglesia Católica, junto con el Motu Propio Summorum Pontificum del 7 de julio del 2007, el papa Benedicto hace esta importante declaración:

 

“En la historia de la liturgia hay crecimiento y progreso, pero nunca ruptura. Lo que era sagrado para las generaciones anteriores, debe quedarse sagrado y grande también para nosotros”.

 

Al decir esto, el papa expresa el principio fundamental de la liturgia que el concilio de Trento y el papa Pío XII nos han enseñado.

Las rupturas que se han dado y se dan actualmente en nuestras misas son las  cinco llagas del Cuerpo Místico y Litúrgico

LA PRIMERA LLAGA, y la más evidente, es la celebración del sacrificio de la misa donde el sacerdote celebra con la cara volteada hacia los fieles, especialmente al momento de la oración eucarística y de la consagración, el momento más alto y más sagrado de la adoración que se le debe a Dios. (…) esta forma no fue deseada por el Concilio Vaticano II y nunca fue recomendada por el magisterio de los papas posteriores al concilio.

LA SEGUNDA LLAGA es la comunión en la mano difundida en todo el mundo. (…)El papa Benedicto XVI, desde la fiesta del Corpus Domini del 2008, distribuye la comunión a los fieles solo de rodillas y en la boca, y esto no sólo en Roma, sino en todas las iglesias locales que visita.

 

comunión en la mano

 

 

LA TERCERA LLAGA son las nuevas oraciones en el ofertorio. (…) Una creación de este tipo, totalmente nueva, sin duda contradice la clara formulación del Concilio Vaticano II donde dice “Innovationes ne fiant […] novae formae ex formis iam exstantibus organice crescant” (Sacrosanctum Concilium, 23).

 

LA CUARTA LLAGA es la total desaparición del latín en la gran mayoría de las celebraciones eucarísticas de la forma ordinaria, en la totalidad de los países católicos. Ésta es una directa infracción en contra de las decisiones del Vaticano II.

LA QUINTA LLAGA es el ejercicio de los servicios litúrgicos de lector y acólito por parte de mujeres, así como el ejercicio de estos mismos servicios con vestido civil entrando directamente en el coro durante la santa misa, más allá del espacio reservado para los fieles. Esta costumbre nunca existió en la iglesia o por lo menos nunca fue bienvenida, ya que le confiere a la misa católica el carácter y el estilo de una asamblea más bien profana. (…)

 

IMG_2265

 

Las cinco heridas litúrgicas o usos desafortunados (celebración versus populum, comunión en la mano, total abandono del latín y el canto gregoriano y la presencia de las mujeres en el servicio de lecturas y para acolitar) no tienen nada que ver con la forma ordinaria de la misa y además contradicen los principios litúrgicos del Vaticano II. Si se acabara con estos usos, se regresaría a la verdadera enseñanza del Vaticano II.

 

Es por eso que hoy en día necesitamos de nuevos santos, de una o más santa Catalina de Siena. Necesitamos la voz populi fidelis clamando la supresión de esta ruptura litúrgica. Sin embargo, lo trágico de la historia es que hoy en día, al igual que al momento del exilio a Aviñón, una gran mayoría del clero, sobre todo del clero alto, se conforma con este exilio, con esta ruptura.

(…). Porque durante la liturgia se trata a Cristo como si no fuera Dios y no se le demuestran claros signos externos de adoración que solo se debe a Dios, no sólo por el hecho que los fieles reciben la Santa comunión de pie, sino que la toman en sus manos como una comida ordinaria, tomándola y poniéndosela ellos mismos en la boca… Hay peligro de una especie de arrianismo o semi-arrianismo eucarístico.

Una de las condiciones necesarias para una nueva evangelización fructífera sería el testimonio de toda la iglesia en el culto litúrgico público.

 

+ Athanasius Schneider,

Obispo Auxiliar de la Archidiócesis de María Santísima en Astana, Kazajistán.

¡ Que arda tu corazón!

 

https://dominusestblog.wordpress.com/2017/09/16/las-cinco-llagas-del-cuerpo-mistico-y-liturgico-por-mons-athanasius-schneider/

 

comunión en la mano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s