El infierno(10 de 10)

Epulon y Lazoro

Lucas 16, 19-31 (Lázaro). Había un hombre rico que vestía de púrpura y lino y celebraba cada día espléndidos banquetes. Un pobre, de nombre Lázaro, que estaba echado en su portal, cubierto de úlceras, y deseaba hartarse de lo que caía de la mesa del rico; hasta los perros venían a lamerle las úlceras. Sucedió, pues, que murió el pobre, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. En el infierno, en medio de los tormentos, levantó sus ojos y vio a Abraham desde lejos y a Lázaro en su seno. Y, gritando, dijo: Padre Abraham, ten piedad de mí y envía a Lázaro para que, con la punta del dedo mojada en agua, refresque mi lengua, porque estoy atormentado en estas llamas. Dijo Abraham: Hijo, acuérdate de que recibiste ya tus bienes en vida y Lázaro recibió males, y ahora él es aquí consolado y tú eres atormentado. Además, entre nosotros y vosotros hay un gran abismo, de manera que los que quieran atravesar de aquí a vosotros no pueden, ni tampoco pasar de ahí a nosotros. 

Y dijo: Te ruego, padre, que siquiera le envíes a casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les advierta, a fin de que no vengan también ellos a este lugar de tormento. Y dijo Abraham: Tienen a Moisés y a los profetas; que los escuchen. Él dijo: No, padre Abraham; pero si alguno de los muertos fuese a ellos, harían penitencia. Y les dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se dejaran persuadir si un muerto resucita. Desprecio e indiferencia hacia los pobres es un pecado condenable. Noten, también, que el rico no cambia después de muerto. Está atado a sus comportamientos. No pide ir al Cielo; quiere que Lázaro vaya al Infierno. Incluso no reconoce la dignidad de Lázaro; aún lo ve como un chico errante. Después de muerto, el hombre rico es miserable, pero no puede y no podrá cambiar. Esta enseñanza en nuestro arraigado carácter después de la muerte explica por qué el Infierno es eterno: porque nunca cambiaremos.

Hebreos 13, 4. El matrimonio sea tenido por todos en honor; el lecho conyugal sea sin mancha, porque Dios ha de juzgar a los fornicarios y a los adúlteros. Pon atención, la era moderna, que ha despedazado el matrimonio en cada oportunidad.

 

 

 

1 Corintios 6, 9-10. ¿No sabéis que los injustos no poseerán el reino de Dios? No os engañéis: ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los sodomitas, ni los ladrones, ni los avaros, ni los ebrios, ni los maldicientes, ni los rapaces poseerán el reino de Dios. A pesar de que el mundo moderno le resta importancia a los pecados sexuales. Dios no lo hace. Él advierte que estos pecados nos hacen incapaces de soportar las brillantes luces del Cielo porque “preferimos la oscuridad” (cf. Juan 3, 18)

Gálatas 5, 19-21. Ahora bien: las obras de la carne son manifiestas, a saber: fornicación, impureza, lascivia, idolatría, hechicería, odios, discordias, celos, iras, rencillas, disensiones, divisiones, envidias, homicidios, embriagueces, orgías y otras como estas, de las cuales os prevengo, como antes lo hice, que quienes tales cosas no heredarán el reino de Dios. No heredar el Cielo significa ir al Infierno.

 

Efesios 5, 3-7. Cuanto a la fornicación y cualquier género de impureza o avaricia, que ni siquiera pueda decirse que lo hay entre vosotros, como conviene a santos; ni palabras torpes, ni groserías, ni truhanerías, que desdicen de vosotros, sino más bien acción de gracias. Pues habéis de saber que ningún fornicario, o impuro, o avaro, que es como adorador de ídolos, tendrá parte en la heredad del reino de Cristo y de Dios. Que nadie os engañe con palabras de mentira, pues por esto viene la cólera de Dios sobre los hijos de la rebeldía. No tengáis parte con ellos. Una vez más, Dios dice que el pecado de la carne nos excluye del Reino de Dios. Vamos al Infierno si morimos sin arrepentirnos, porque muestra que preferimos la oscuridad y que no podemos soportar la luz.

 

https://dominusestblog.wordpress.com/2017/08/06/jesus-quien-te-ama-tanto-advirtio-con-frecuencia-sobre-el-infierno/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s