El Cardenal Cafarra lloró por la Iglesia , días antes de morir.

cafarra4-2
©CRISTIAN GENNARI CITTA’ DEL VATICANO 24-3-2006 PIAZZA S.PIETRO PRIMO CONCISTORO INDETTO DA SUA SANTITA’ PAPA BENEDETTO XVI CHE CREA 15 NUOVI CARDINALI IMPOSIZIONE DELLA BERRETTA E L’ASSEGNAZIONE DEL TITOLO O DELLA DIACONIA S.E. CARD. CARLO CAFFARRA

El periodista A. Socci, publica este último testimonio del Cardenal Cafarra .

En los últimos años, muchos católicos han mirado al Cardenal Caffarra como una de las pocas luces en la oscuridad actual.

Un sacerdote me confió que en los últimos días fue a contarle al Cardenal  su angustia por los desastres que sufre en la Iglesia todos los días, mencionándole algunos incidentes.

El Cardenal se echó a llorar diciendo: 

 “El Señor no abandonará Su Iglesia. Había doce apóstoles, así que el Señor comenzará de nuevo con unos pocos. Imaginemos el sufrimiento de San Atanasio, que quedó solo para defender la verdad por el amor de Cristo, de la Iglesia y de los hombres. Debemos tener fe, esperanza y fortaleza. “

 “ El sacerdote me confió: “El cardenal estaba muy triste, pero me transmitió tanto valor y amor por la Iglesia”.

 La referencia de Caffarra a San Atanasio se refiere al momento más oscuro de la historia de la Iglesia, cuando los herejes arrianos tomaron el control de la Iglesia en el siglo IV.

Casi solo, la voz del obispo Atanasio se elevó a la defensa de la verdad católica. Fue excomulgado por el Papa y exiliado cuatro veces.

Pero poco después, la Iglesia regresó a la fe verdadera y posteriormente canonizó a Atanasio proclamándolo Padre y Doctor de la Iglesia.

 El sacerdote que habló con el cardenal repitió que estaba muy triste.  Uno podría pensar que murió de un corazón roto . Ciertamente, en el secreto de la oración, podríamos pensar que habría ofrecido a Dios su vida por este pobre y perdido cristianismo.

 Estaba seguro de que en el mundo y en la Iglesia, el Señor ganaría al final. Así, en los últimos años, se descubrió que era el protagonista de una poderosa defensa de la fe católica y de los sacramentos frente al Amorís Laetitia .

En este testimonio, fue consolado por las palabras proféticas que había recibido años atrás de Sor Lucía de Fátima en una carta en la que le escribió que “la batalla final entre Dios y Satanás será sobre el matrimonio y la familia”.

Señor envía pastores como San Atanasio que libres de respetos humanos, sepan defender la Fe y la Verdad. Líbranos de la pusilanimidad de todos aquellos que nos rodean, escondidos bajo el manto del abandono en el Espíritu Santo.

Señor¿ en quién confiaremos? Tú sólo tienes palabras de vida eterna.

¡ que arda tu corazón!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s