El infierno(6 de 10)

infireno 2

Mateo 6, 14-15. Porque si vosotros perdonáis a otros sus faltas, también os perdonará a vosotros vuestro Padre celestial. Pero si no perdonáis a los hombres las faltas suyas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestros pecados. Esta es una advertencia bastante clara de que debemos permitir a Dios darnos el regalo de la misericordia y el perdón o de lo contrario no podremos entrar al Cielo. Bienaventurados son los misericordiosos, pues sólo ellos obtendrán misericordia.

Mateo 7,13. Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y espaciosa la senda que lleva a la perdición, y son muchos los que por ella entran. ¿Entienden esto? Se pierden muchos más de los que se salvan. Este es un texto misterioso en términos de su demoledora calidad. ¿Por qué Dios permitiría esto? Pero es un texto cuyo significado es claro: la mayoría están perdidos. Escuchen la súplica de Jesús y sean sobrios acerca de lo obstinados  que podemos ser.

Mateo 10, 28. No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, que al alma no pueden matarla; temed más bien a aquel que puede perder el alma y el cuerpo en la gehenna. Jesús habla acerca de sí mismo y nos hace un llamamiento a un santo temor.

Mateo 11, 23. Y tú, Cafarnaúm, ¿te levantarás hasta el cielo? Hasta el infierno serás precipitada. Porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros hechos en ti, hasta hoy subsistiría. No creas esto solo porque eres un miembro de “el club”, ya lo tienes hecho, estás adentro. De hecho, a quienes más han escuchado y visto, más se les pedirá, no menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s