¿Un Cisma?

0002225195

De hecho, la Iglesia Católica moderna ya está en cisma, pero se trata de un cisma interno, oculto para la mayoría de las personas.

La división es muy clara  Y Nadie se atreve a hablar realmente de ella. La división se extiende entre cardenales. Se extiende entre obispos y arzobispos. Se extiende entre teólogos. Se extiende entre sacerdotes en las parroquias. Se extiende entre liturgistas y catequistas, trabajadores en iglesias, músicos, profesores, periodistas y escritores.

Se trata de la división entre aquellos que creen Jesucristo es el Hijo de Dios nacido de la Virgen, que como segunda persona de la Santa e indivisible Trinidad estableció su Iglesia en la tierra colmada sobrenaturalmente con el Espíritu Santo, y que permanecería firme hasta el fin de los tiempos, y entre aquellos que opinan lo contrario.

Aquellos que opinan lo contrario son los modernistas. Ellos son quienes creen que la Iglesia es una construcción humana. Debido a la creencia de que la Iglesia es una construcción humana , la Iglesia puede y DEBE adaptarse y cambiar a cada época y cultura en la que se encuentre.

Esta es la gran división. Este es el cisma que ya existe.

¿Es la Iglesia una institución nombrada por lo divino, establecida para la salvación eterna de las almas? ¿O es ésta una construcción social conformada por gente sincera para hacer del mundo un mejor lugar?

Esta es la división al interior de la Iglesia hoy en día y en cada conflicto en todo – desde la música, a la arquitectura, al arte, a la educación católica, desde la liturgia a la literatura, desde las devociones a las disciplinas y doctrinas – todo se remonta a esta división básica.

Por supuesto, yo creo lo primero: La Iglesia fue establecida por el Hijo de Dios, Jesucristo Nuestro Señor para la derrota de Satanás, para la salvación de las almas y la redención del mundo a través de las gracias sobrenaturales dispuestas por la muerte sacrificial de Jesucristo en la Cruz.

Todo lo demás – desde salvar al medio ambiente a alimentar a los hambrientos, desde la igualdad de derechos para los trabajadores a la apertura de comedores de beneficencia, desde educar a los jóvenes para alcanzar paz y justicia – son secundarios y dependientes de esta primera y eterna prioridad.

El cisma ya existe.

Lo único que se requiere es que cada católico decida de qué lado de la brecha quiere estar.

Padre Dwight Longenecker

https://dominusestblog.wordpress.com/2017/08/03/un-cisma-en-la-iglesia-catolica/

¡ que arda tu corazón!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s