¿Qué hemos perdido y seguimos perdiendo en la liturgia?

215px-Missa_tridentina_002

Cuando cada vez más voces se alzan, reclamando la reforma de la liturgia, cuando cada vez más voces hablan de que una consecuencia de la pérdida de fe es la banalización de la liturgia, queremos hacerles reflexionar sobre este hecho.  Está en juego el futuro de la Iglesia, decía el cardenal Sarah.

Todas estas pérdidas son consecuencia y a la vez causa de un antropocentrismo y de una pérdida de fe, entre otras razones mucho más profundas, que sólo Dios podrá juzgar.

¿Qué hemos perdido en la liturgia ? (Además del latín)

1) Ad Orientem

Ya no celebramos la misa con el sacerdote conduciéndonos al Padre. En cambio, nos miramos fijamente el uno al otro mientras proclamamos Cuán Grandes Somos.

2) Comulgatorios

El comulgatorio fue un básico de las Iglesias católicas por generaciones. Entonces fue relegado a un lado. Esta pérdida ha llevado a pérdidas secundarias: la práctica de recibir la comunión de rodillas.

 

3) Comunión en la boca

Una amplia mayoría de personas ahora reciben la comunión en la mano.

 

4) Inclinar la cabeza cuando se menciona el nombre de la Santísima Trinidad, o de Jesús, o de María.

 

5) Música sacra

La música de hoy es enfermizamente dulce y te deja vacío, mientras que la música que mueve el alma y levanta el corazón hacia el cielo ha sido olvidada.

6) Arquitectura sacra

Durante siglos, las comunidades habrían de unirse para construir juntos, a un gran costo y sacrificio, iglesias dignas de Dios Todopoderoso. . El deleite para la vista que son los templos antiguos ha sido remplazado por la lucha entre lo insípido y lo aún más insípido.

untitled

7) Uso de la patena al recibir la comunión

Toda vez que la mano se ha vuelto el lugar común para recibir la comunión, la simple patena, que el monaguillo colocaba bajo su barbilla por si alguna partícula de la preciosa hostia caía al suelo, ha sido retirada. Todavía la patena representaba algo: que realmente, verdaderamente creíamos que lo que estábamos recibiendo no era una pieza de pan que podía ser pisoteada, sino que es el Cuerpo, Sangre, Alma y divinidad de Nuestro Señor Jesucristo.

8) Monaguillos

En la búsqueda de nuestra cultura por una neutralidad de género, la Iglesia ha sentido la necesidad de aplacar esa cultura tanto como sea posible.

9) Arrodillarnos en la bendición final y durante el Credo

A los protestantes les gusta bromear respecto a que hay mucho de arrodillarse y ponerse de pie en una misa católica.

 

Cada pérdida, por sí misma, parece ser una cosa menor. Ninguno de estos aspectos perdidos, por supuesto, impactan en la validez de la misa. La Eucaristía sigue siendo la Eucaristía en la misa de nuestros días. Pero cada pérdida – especialmente cuando se combina con todas las otras – impacta sustancialmente nuestra reverencia cuando se celebran los sagrados misterios. Impactan nuestra percepción subjetiva y participación en las gracias que recibimos en la misa.

Los católicos deberíamos acongojarnos por lo que se ha perdido en la liturgia en la generación pasada. Estas pérdidas han contribuido a que la Iglesia pierda mucho de su alma, y en el proceso, perder así también a muchos de sus miembros.

¡ Que arda tu corazón!

https://dominusestblog.wordpress.com/2017/07/31/nueve-cosas-que-hemos-perdido-en-la-liturgia-ademas-del-latin/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s